Concentración del mercado editorial en México (y el mundo)

Marcelo Uribe y Julio Trujillo de CONACULTA durante The London Book Fair 2014.

Marcelo Uribe de Ediciones Era y Julio Trujillo de CONACULTA durante The London Book Fair 2014.

Actualmente el mercado editorial esta padeciendo de una concentración en la cual grandes editoriales manejan la mayoría del mercado y están consumiendo a las pequeñas editoriales.

Un ejemplo de esto es la reciente fusión en el mundo editorial de habla hispana que se dio tras la compra de la editorial Santillana por parte de la gigante Penguin Random House.

México no es ajeno a esta concentración del mercado como lo resaltó durante la Feria del Libro de Londres 2014, Marcelo Uribe, editor, poeta y traductor mexicano, director de Ediciones Era.

Marcelo habló desde su experiencia y “desde la perspectiva que considera a los libros un vehículo hacia el cambio cultural, social que fomenta el desarrollo y el conocimiento.” Y no como las grandes editoriales lo consideran “otro objeto a la venta en el mercado”.

Los derechos de publicación se han estado concentrando cada vez en un grupo más y más pequeño. Ya que “mientras unos países apoyan la industria editorial con exenciones fiscales y significativos subsidios como es el caso de España y Colombia; otros como México tienden a eliminar gradualmente los subsidios y las exenciones.”  Causando así, una concentración en el mercado de libros y desfavoreciendo la competitividad.

La censura del mercado editorial

Otra de las consecuencias de la concentración de los derechos de publicación en unas pocas grandes casas editoriales es la censura del mercado editorial.

Esto ocurre cuando el escritor le concede a una casa editorial los derechos a nivel mundial sobre su obra con la expectativa de que su libro va a ser distribuido y vendido en el mundo. La casa editorial hace una primera edición de la obra a nivel local y si esta no vende lo que ellos esperan en los primeros meses, sacan la obra del mercado para evitar perder dinero. El escritor no puede publicar su obra en otras editoriales, ni en otros países ya que concedió  los derechos a nivel mundial a esta casa editorial y su obra queda condenada al olvido.

Si este hubiese sido el caso hace más de 40 años, resaltó Marcelo Uribe, hoy no conoceríamos a Pedro Paramo ya que la primera edición del libro de Juan Rulfo duro mucho años antes que se agotara y de acuerdo al propio Juan Rulfo el compró la mayoría para regalarla a sus amigos. Muerte Sin Fin, el poema de José Gorostiza, es considerado como el poema más importante del siglo pasado en México y tuvo una primera edición de 500 copias que duro 40 años en venta. Y para cerrar esta lista, la obra del más importante poeta en el idioma español, Luis de Góngora, no fue publicada hasta después de su muerte.

Todas estas obras han tenido un gran impacto en el mundo literario. Han cambiado nociones de estética. Pero ¿qué hubiera pasado con obras como estas, que cambiaron la vida literaria y de muchas personas, si hubieran estado en las manos de casas editoriales corporativas? Habrían salido del mercado en tan solo unos meses, al demostrar ser inútiles fracasos en ventas.

Sin duda, el destino de miles de libros es destruido por causa del departamento de ventas de grandes editoriales. Esto se llama censura del mercado que esta impidiendo la aparición de nuevos Juan Rulfos, Gorostizas y Góngoras.

Ceremonia de cierre de London Book Fair 2014 donde se anuncia que el "Market Focus" de la feria en 2015 será México.

Ceremonia de cierre del London Book Fair 2014 donde se anuncia que el país de enfoque (Market Focus) de la feria en 2015 será México.

 

Gabo periodista

 

Murió el jueves 17 de abril en México pero sigue vivo en sus lectores, en sus personajes, en su prosa, tan única y perfecta, de él y de todos los que hemos soñado leyéndola y qué mejor homenaje para la vida de un escritor que leer y releer sus obras.

Por eso hoy vamos a recordar una en particular, no la más famosa, ni la más mágica sino una muy realista para rescatar el realismo del realismo mágico. Una crónica de los años de Gabo como periodista en el periódico El Espectador en Bogotá, Colombia.

Se trata de Relato de un náufrago

“que estuvo diez días a la deriva en una balsa sin comer ni beber, que fue proclamado héroe de la patria, besado por las reinas de la belleza y hecho rico por la publicidad, y luego aborrecido por el gobierno y olvidado para siempre.”

Este reportaje fue publicado por primera vez en 1955 en El Espectador en 14 ediciones consecutivas, después que la noticia de Luis Alejandro Velasco, uno de los ocho marineros que fueron arrojados al mar desde un buque militar tras una tormenta, sobrevivió 10 días en una balsa sin comida ni bebida; hubiese sido manoseada por todos los medios colombianos.

Esta crónica, que es un placer de leer,  es una importante enseñanza para aquellos que ejercen la labor del periodismo.

Resulta que la historia de Luis Alejandro Velasco, el marinero naufrago, había sido “manoseada y pervertida” lo suficiente como para que el público ya estuviera harto de oírla y también como para que algún periódico quisiera publicar algo más al respecto.

Siendo esta la situación, Luis Alejandro Velasco se dirigió a las oficinas de El Espectador para saber cuanto le pagarían por contar su historia (otra vez). El director del periódico, gracias a una corazonada, hizo un trato con el naufrago y lo puso en manos del reportero Gabriel García Márquez.

Colombia se encontraba bajo la dictadura militar, y “folclórica’ añade García Márquez, de Gustavo Rojas Pinilla y no había libertad de prensa así que los periódicos de oposición publicaban “asuntos sin gérmenes políticos para entretener a sus lectores”.

Tras 20 sesiones de seis horas cada una entre el marinero y el reportero, García Márquez escribió en primera persona, como relatado por el naufrago, la historia minuciosa de lo que había ocurrido en esos 10 días desde que el buque zarpó de Mobile, Alabama, hasta el día en que apareció el naufrago en una playa al norte de Colombia.

Pero qué podía haber nuevo en la historia, que ángulo se podía explorar para que fuera fresca y no el cuento refrito que ya todos conocían…

Resulta que  la causa de la caída de los marineros al mar no había sido una tormenta como lo afirmó la armada colombiana en aquel entonces. De hecho, el día de la tragedia no hubo ninguna tormenta como lo confirmaron los periodistas de El Espectador al checar el pronostico del tiempo de ese día.

La causa de la caída de los ocho marineros al océano fueron unos electrodomésticos de contrabando que traían amarrados en la borda lo que había causado que el barco perdiera el equilibrio y lanzara al agua a los marineros y a los electrodomésticos.

Lavadoras, neveras, radios que los marineros habían comprado en Estados Unidos para traer a sus familiares en Colombia se soltaron y cayeron al mar trayéndose con ellos a ocho marineros de la Fuerza Naval de Colombia y causando la muerte de siete de ellos. Una realidad no muy mágica que la dictadura de Rojas Pinilla negó después de que el reportaje de García Márquez fuese publicado. El Espectador, para corroborar los hechos, contactó a otros marineros del buque quienes proveyeron al periódico con fotos donde aparecían claramente las cajas con las marcas de los diferentes electrodomésticos.

El escándalo, que no fue bien recibido por la dictadura, causó que el marinero convertido en naufrago y después en héroe se volviera en un enemigo de la patria y quedara en el olvido; García Márquez tuvo que irse a vivir a Francia y el periódico El Espectador fue clausurado.

Moralejas para el periodista:

No importa que tanto una historia haya sido contada siempre hay un nuevo ángulo que se puede explorar, una forma distinta para contarla o, mejor aún, algún hecho importante por esclarecer.

Corroborar los hechos, la más simple e importante tarea del periodista. A ningún medio se le había ocurrido checar si realmente el día de la tragedia había habido una tormenta.

Este reportaje resalta lo superficial del periodismo de hoy, hecho a las carreras. En aquel entonces el periódico le concedió al periodista el tiempo para 20 sesiones de seis horas cada una para entrevistar a una persona, hoy en día una hora de entrevista es suficiente. Cuenta García Márquez, en 1970, cuando el reportaje fue publicado en un libro con el mismo título, que no fue sino hasta la cuarta sesión en que se entero que nunca hubo tal tormenta.

Está última es una crítica que García Márquez también solía hacer al periodismo moderno.

!Gabo vive en sus obras!

 

Carta a los Niños del Mundo

En el día internacional del libro infantil 2014 

Ilustración Niamh Sharkey.

Ilustración Niamh Sharkey.

Los lectores a menudo le preguntan a los escritores cómo escriben sus historias – ¿de dónde salen las ideas? Provienen de mi imaginación, contesta el escritor. Ah, claro, suele contestar el lector. Pero, ¿dónde está tu imaginación, de qué está hecha y es cierto que todo el mundo tiene una?

Bueno, responde el escritor, está en mi cabeza, por supuesto, y está compuesta de imágenes y palabras y recuerdos y rastros de otras historias y palabras y fragmentos de cosas y melodías y pensamientos y rostros y monstruos y formas y palabras y movimientos y palabras y olas y arabescos y paisajes y palabras y perfumes y sentimientos y colores y rimas y pequeños chasquidos y silbidos y sabores y explosiones de energía y acertijos y brisas y palabras. Todo ello girando ahí dentro y cantando y comportándose como un caleidoscopio y flotando y sentándose y pensando y rascándose la cabeza.
Por supuesto que todo el mundo tiene imaginación: sin ella, no seríamos capaces de soñar. No obstante, no toda imaginación tiene las mismas cosas dentro de ella. Probablemente, la imaginación de los cocineros contenga en su mayoría sabores, de la misma manera que la imaginación de los artistas contendrá sobre todo colores y formas. La imaginación de los escritores está principalmente llena de palabras.
Para los lectores y oyentes de historias, sus imaginaciones también se nutren de palabras. La imaginación de un escritor trabaja y da vueltas y da forma a las ideas, a los sonidos, a las voces, a los personajes y a los acontecimientos hasta convertirlos en una historia; esta historia no está compuesta de otra cosa que no sean palabras, batallones de garabatos desfilando por las páginas. Entonces ocurre que, de pronto, llega un lector y esos garabatos cobran vida. Siguen estando en la página, siguen pareciendo garabatos pero también están retozando en la imaginación del lector, y éste da forma e hila las palabras para que la historia ahora tenga lugar en su cabeza, como tuvo lugar en la cabeza del escritor.
Este es el motivo por el cual el lector es tan importante para una historia como lo es el escritor. Solo hay un escritor para cada de ellas, pero hay cientos o miles o incluso a veces millones de lectores de historias, que leen en el mismo idioma que el del escritor o que quizás hasta lean traducciones en muchos otros idiomas diferentes. Sin el escritor, no nace el cuento; sin todos los miles de lectores alrededor del mundo, el cuento no llegará nunca a vivir todas las vidas que puede vivir.
Todo lector de una historia tiene algo en común con los otros lectores de esa misma historia. Separadamente, aunque también de alguna manera juntos, ellos han recreado la historia en su propia imaginación: una acción que es tanto privada como pública, individual como común, íntima como internacional.
Es posiblemente lo que los humanos hacen mejor.
¡Seguid leyendo!

Siobhán Parkinson
Autora, editora, traductora
y ganadora del premio Premio na nÓg

Traducción: Paula Sanz

Fuente: Oepli sede española de la IBBY

Frase de la semana

Libro progresoSi queremos que nuestras sociedades rompan con el subdesarrollo, progresen, sean modernas, hagan desaparecer o por lo menos reduzcan a mínimos aceptables las desigualdades y las injusticias; leamos a los buenos poetas, leamos a los buenos novelistas, leamos las obras de los buenos dramaturgos.

Mario Vargas Llosa 

 

 

 

Fuente foto: http://bit.ly/1i89W1z

En Perú se esta haciendo historia con la Primera Bienal de Novela Mario Vargas Llosa

Primera Bienal de Novela Mario Vargas Llosa Una bienal que podría convertirse en el equivalente al desaparecido premio Romulo Gallegos, como el propio Vargas Llosa afirmó, y en la versión latinoamericana del prestigioso Booker Prize británico.

Con una mesa redonda que reunía a Juan Bonilla y Juan Gabriel Vásquez, dos de los tres finalistas del premio Bienal de Novela Mario Vargas Llosa 2014, se inauguró la bienal el pasado lunes 24 de marzo.

Sobre la Bienal Vargas Llosa afirmó: “por unos días Lima es la capital de la literatura”.

Mesas redondas en las cuales diferentes escritores latinoamericanos debaten temas como el futuro de la literatura, la nueva narrativa latinoamericana y literatura de la violencia, entre otros, son el vehículo para estimular la lectura y la curiosidad intelectual; además de brindar la posibilidad a los asistentes de conocer a los escritores vivos de esta generación.

“Este puede ser un hecho cultural de mucha trascendencia no solo para nosotros sino para la lengua española”, dijo Vargas Llosa en rueda de prensa en abril del 2013 y por lo que va de la Bienal, esta se podría convertir en lo que sus creadores desean.

Los tres libros finalistas del premio Bienal de Novela Mario Vargas Llosa 2014 son En la orilla del español Rafael Chirbes, Prohibido entrar sin pantalones del español Juan Bonilla y Las reputaciones del colombiano Juan Gabriel Vásquez.

El jueves 27 de marzo, día de clausura, se dará a conocer cual de los tres finalistas es el ganador del premio, histórico además por ser el primero.

*Actualización 28 de marzo: Gana la Primera Bienal de Novela Mario Vargas Llosa 2014 el escritor Juan Bonilla con Prohibido entrar sin pantalones (Seix Barral).

Editorial colombiana gana premio en Feria del Libro Infantil de Bolonia

La Chica de Polvo

 

La editorial independiente Rey Naranjo Editores de Colombia gana premio New Horizon en la Feria de Libros Infantiles de Bolonia por el libro ilustrado La chica de polvo de la koreana Jung Yumi.

“Este premio está reservado para las editoriales latinoamericanas, asiáticas y de África, y busca darle reconocimiento a aquellos libros cuyo contenido y edición son muestra de innovación y calidad”, afirma la página web de  Rey Naranjo Editores.

Lea la nota de prensa completa.

El escritor colombiano Jorge Franco gana el Premio Alfaguara de Novela 2014

Jorge Franco

Jorge Franco, Premio Alfaguara de Novela 2014 por El mundo de afuera.

El escritor colombiano Jorge Franco ha sido galardonado con el Premio Alfaguara de Novela 2014  por la obra El mundo de afuera, presentada bajo el título Aquel monstruo indomable y con el seudónimo Antonio Benjamín.

Entre las obras más destacadas de Jorge Franco se encuentran Rosario Tijeras y Paraíso Travel, ambas llevadas al cine con gran éxito.

“En esta convocatoria se recibieron 872 manuscritos, lo que la convierte en la edición con más participación en la historia del Premio. De éstos, 381 se han recibido en España, 120 en Argentina, 109 en México, 54 en Colombia, 37 en Estados Unidos, 36 en Venezuela, 35 en Chile, 23 en Costa Rica, Panamá y Nicaragua, 21 en Perú, 12 en Guatemala y Honduras, 10 en Bolivia, 10 también en Ecuador, 9 en Uruguay, 6 en República Dominicana, 5 en Paraguay, 3 en Puerto Rico y 1 en El Salvador.”

Jorge Franco es el tercer colombiano ganador del premio Alfaguara, después de Laura Restrepo con su obra Delirio (2004) y Juan Gabriel Vásquez con El ruido de las cosas al caer (2011).

En entrevista con una emisora radial, Jorge Franco explica que el título bajo el cual postuló la obra en la convocatoria hace alusión al poema de Julio Flórez, Idilio eterno. 

IDILIO ETERNO 
(Julio Flórez)

Ruge el mar, y se encrespa y se agiganta;
la luna, ave de luz, prepara el vuelo
y en el momento en que la faz levanta,
da un beso al mar, y se remonta al cielo.

Y aquel monstruo indomable, que respira
tempestades, y sube y baja y crece,
al sentir aquel ósculo, suspira...
¡y en su cárcel de rocas... se estremece!

Hace siglos de siglos, que, de lejos,
tiemblan de amor en noches estivales;
ella le da sus límpidos reflejos,
él le ofrece sus perlas y corales.
...


Lea la nota de prensa en Alfaguara.

Porcentaje de lectores de libros en Latinoamérica

La mitad de los latinoamericanos no leen libros, concluyó un estudio realizado por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC).

El estudio comparativo de CERLALC esta basado en diferentes encuestas realizadas localmente en 11 países de Iberoamérica del cual también se concluyó que del 50% de los habitantes de la región que si leen, la mayoría lo hace por exigencia escolar o académica.

Investigaciones han comprobado que las personas con buenos hábitos de lectura tienen un auto estima más alto, mejor salud, mayores posibilidades de conseguir trabajo y con más alta remuneración.  La lectura es un vehículo al progreso.

El estudio comparativo intenta ser exacto sin embargo, el hecho de que las encuestas utilizadas para el estudio fueron realizadas en diferentes años entre el 2000 y el 2012 imposibilita que haya una información exacta y actualizada.

Los 11 países dentro del estudio del CERLALC son: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, España, México, Perú, Portugal, Republica Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Latinoamérica Lee buscó la información de los países restantes para encontrar que en la mayoría no se ha realizado una investigación sobre los hábitos de lectura de sus habitantes. Tan solo se encontró información sobre hábitos de lectura en: Costa Rica, Ecuador y El Salvador.

Porcentaje de lectores de libros en América Latina

En Bolivia, Cuba, Guatemala, Honduras, Panamá, Puerto Rico y República Dominicana no se ha realizado una investigación con respecto a este tema.